Clasificación de la fibrilación auricular

La clasificación refleja la forma y la fase de la enfermedad

La fibrilación auricular se clasifica en paroxística, persistente, persistente de larga evolución o permanente en función de las características clínicas, que también son una muestra de la fase de la enfermedad. Esta clasificación ha demostrado ser especialmente útil en el tratamiento diferencial (9).

Los cambios entre las distintas formas de la enfermedad son comunes, y la progresión por las distintas fases (paroxística – persistente – persistente de larga duración –permanente) es habitual.

  • Paroxística. Se autolimita habitualmente den menos de 48 h aunque puede llegar hasta los 7 días. El punto de corte de 48 horas es importante puesto que a partir de ese momento la cardioversión espontánea es menos frecuente y se debe plantear la necesidad de instaurar tratamiento anticoagulante.
  • Persistente. Se presenta cuando un episodio dura más de siete días requiriendo la cardioversión bien eléctrica o bien farmacológica.
  • Persistente de larga evolución. Es una FA de ≥1 año de evolución en la que se decide seguir una estrategia de control del ritmo.
  • Permanente. La presencia de la arritmia es aceptada por el paciente (y el médico) . No se persigue modificar el ritmo sino controlar la frecuencia de respuesta ventricular.



Se recomienda utilizar una escala de valoración de la sintomatología EHRA como una forma sencilla de evaluación del paciente.

 


La información contenida en este sitio Internet está dirigida exclusivamente al profesional sanitario facultado para prescribir o dispensar medicamentos en España.
Pulse ACEPTAR para continuar en este sitio o SALIR para ser redirigido al sitio Internet de sanofi-aventis

Utilizamos cookies de análisis propias y de terceros para medir su actividad en el sitio web y mejorar el servicio ofrecido. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. para cambiar la configuración u obtener más información, consulte nuestra Política de Cookies.