Printed From:

Diagnóstico y detección precoz

La fibrilación auricular suele causar síntomas, como palpitaciones, mareos, dolores torácicos e incluso disnea y síntomas de insuficiencia cardíaca. Los pacientes sintomáticos reportan con frecuencia una pérdida en su calidad de vida. Sin embargo, la fibrilación auricular puede presentarse asintomática, y en algunos casos no llega a diagnosticarse o se diagnostica tarde (7). Para diagnosticar la fibrilación auricular basta con un ECG realizado durante un episodio de fibrilación.

El diagnóstico por ECG puede resultar negativo si durante el registro no se produce fibrilación. Los expertos estiman que el número total de personas afectadas por fibrilación auricular es considerablemente superior al de la prevalencia conocida.

Los programas de screening entre grupos de riesgo podrían contribuir a diagnosticar y tratar a tiempo la fibrilación auricular antes de que aparezcan complicaciones y se produzcan los elevados costes que de ella se derivan.

Área para Profesionales

Perfil