Printed From:

Abordajes no farmacológicos

Ablación con catéter

En general, el tratamiento farmacológico es el abordaje preferente para el mantenimiento del ritmo sinusal tras la cardioversión de la fibrilación auricular (28). La ablación con catéter es el segundo abordaje de referencia y se emplea sobre todo en los pacientes con focos autónomos y fibrilación auricular paroxística.

Figura: Técnicas de ablación (7).


Debe tenerse en cuenta la sintomatología, los deseos del paciente, los tratamientos alternativos y los efectos hemodinámicos de la fibrilación auricular en relación con las probabilidades de éxito y posibles complicaciones. 

  • La tasa de éxito en los pacientes con fibrilación auricular paroxística ronda el 80%, aunque el 40% de los pacientes requiere una segunda intervención.
  • En caso de fibrilación auricular persistente, o existencia de una cardiopatía estructural, la tasa de éxito se reduce al 50%-60%.
  • Los pacientes con fibrilación auricular e insuficiencia cardíaca con función cardíaca reducida constituyen un grupo especial. Estos pacientes se benefician significativamente de la ablación de la aurícula izquierda en comparación con el tratamiento farmacológico. Este hecho se aprecia especialmente en los parámetros relacionados con la función del ventrículo izquierdo, sintomatología, carga y calidad de vida (21).
Todavía no existen estudios sobre la evolución a largo plazo tras la ablación. Hasta la fecha, no se ha demostrado una reducción de la mortalidad de los pacientes en comparación con el tratamiento farmacológico. Se está investigando este tema (p. ej., estudios CABANA y AMICA).

Tratamiento quirúrgico de la fibrilación auricular

A finales de los años ochenta, Cox desarrolló una técnica de tratamiento mediante intervención sobre la fibrilación auricular, conocida como intervención MAZE. Aunque las tasas de éxito fueron altas (70% a 90%), esta técnica no logró imponerse, si bien ha seguido evolucionando hasta convertirse en la ablación intraoperatoria (13,26). En pacientes operados de fibrilación auricular, o con intervenciones complementarias sobre la válvula mitral y tricúspide, puede realizarse una intervención mínimamente invasiva mediante minitoracotomía.

Figura: Intervención MAZE (8).

Área para Profesionales

Perfil