Printed From:

Control del ritmo: Recomendaciones de las guías de práctica clínica

En las guías de la ECS del 2010 se recomienda la administración de fármacos antiarrítmicos para el mantenimiento del ritmo sinusal en función de las enfermedades subyacentes existentes. La flecainida y la propafenona se administran exclusivamente en pacientes sin cardiopatía estructural. Los betabloqueantes tienen un papel limitado en la prevención de la recidiva de la fibrilación auricular salvo en las inducidas por el ejercicio y las secundarias a tirotoxicosis. En caso de insuficiencia cardiaca asociada, la amiodarona ocupa una posición destacada como fármaco de referencia. En situaciones especiales en que subyazcan enfermedades concomitantes, el abordaje no farmacológico puede estar indicado en primer lugar, antes que el farmacológico.

Dronaderona es un inhibidor de los canales del calcio, sodio y potasio y tiene una menor eficacia que amiodarona en el mantenimiento del ritmo sinusal pero con un mejor perfil de seguridad que ésta, salvo en los pacientes con insuficiencia cardiaca grados II y IV de la New York Hearth Association.

Área para Profesionales

Perfil