Printed From:

Posibles tratamientos y objetivos del tratamiento

La importancia de la anticoagulación para reducir la frecuencia de ictus está bien documentada, no obstante no se ha confirmado la bondad de las diversas estrategias de control de frecuencia vs control del ritmo y dentro de esta última el peso del tratamiento farmacológico y la ablación eléctrica. En la figura adjunta se expresa el estado actual del conocimiento en cuanto a evidencias sobre las diversas estrategias interrelacionándolas.

Figura: Evidencias en relación con la consecución de los objetivos del tratamiento

Los metaanálisis en relación con esta cuestión indican una mayor mortalidad en los pacientes tratados con antirarrítmicos convencionales debido a efectos secundarios (27). Los antiarrítmicos actualmente disponibles son apropiados para mantener el ritmo sinusal. No obstante, se ha demostrado que la alta incidencia de efectos secundarios que conllevaron el abandono del estudio o mortalidad se incrementó parcialmente, en lugar de descender.

En el futuro, los criterios de valoración de los estudios clínicos sobre la eficacia de antiarrítmicos deberían incluir parámetros de morbimortalidad, dado que la demostración exclusiva del mantenimiento prolongado del ritmo sinusal resulta insuficiente. Este hecho es especialmente importante con vistas a la evaluación clínica de nuevos avances en el ámbito de la farmacoterapia antiarrítmica. 

El antiarrítmico dronedarona (MULTAQ®) de reciente autorización reduce la mortalidad por causa cardiovascular y la frecuencia de ictus.

Este hecho ha podido demostrarse en el estudio ATHENA (8, 20).

Área para Profesionales

Perfil