Printed From:

Anticoagulación en el marco de la cardioversión

Durante la cardioversión eléctrica o farmacológica, pueden aparecer complicaciones tromboembólicas por desprendimiento de trombos auriculares (3, 4).

En los pacientes con una duración de la FA inferior a las 48 horas se puede proceder si es preciso a una cardioversión eléctrica bajo la cobertura de una dosis de heparina endovenosa seguida de una dosis subcutánea de heparina de bajo peso molecular. La anticoagulación posterior se recomendará en función de los criterios generales de profilaxis de la embolia cardiogénica.

Si la fibrilación auricular supera las 48 horas o tiene una duración desconocida, antes de la cardioversión habrá que anticoagular durante un mínimo de tres semanas (29) y mantener la misma hasta un mínimo de cuatro semanas posterior a la misma. A partir de ese momento se aplicarían los criterios generales de profilaxis de la embolia cardiogénica.

Si la fibrilación auricular supera las 48 horas o tiene una duración desconocida pero el paciente se presenta en una situación hemodinámica inestable (angor péctoris, infarto agudo de miocárdio, shock o edema agudo de pulmón) es recomendable administrar heparina no fraccionada o heparina de bajo peso molecular manteniéndola posteriormente junto a anticoagulantes orales hasta que el INR se sitúe entre 2 – 3 durante un mínimo de cuatro semanas posterior a la misma. A partir de ese momento se aplicarían los criterios generales de profilaxis de la embolia cardiogénica.
 

Cuadro: Anticoagulación antes y después de la cardioversión eléctrica o farmacológica (22).

Área para Profesionales

Perfil