Printed From:

Tratamiento de la fibrilación auricular conforme a las guías de práctica clínica

Según las guías de práctica clínica de la ESC* publicadas en el año 2010, el tratamiento farmacológico de la fibrilación auricular consta de los tres aspectos terapéuticos básicos siguientes (15):
  • Prevención del tromboembolismo: AAS o antagonistas de la vitamina K
  • Control de la frecuencia para impedir una transmisión rápida de la frecuencia auricular que se traduzca en una respuesta ventricular acelerada.
  • Control del ritmo: evaluar la conveniencia de restablecer y mantener el ritmo sinusal para recuperar el ritmo de las aurículas y los ventrículos.
El riesgo de tromboembolismo, así como la forma, la fase y los síntomas de la fibrilación auricular, determinan el tratamiento

La mayoría de los pacientes con fibrilación auricular necesitan anticoagulantes para prevenir el tromboembolismo cardíaco. Para conocer si se requieren anticoagulantes, y qué tipo, ha de estudiarse el riesgo de ictus y hemorragia del paciente a partir de una estratificación individualizada de su riesgo.

Además de la prevención del tromboembolismo, la estrategia de tratamiento también debe tener en cuenta el control de la frecuencia o el control del ritmo. La decisión sobre la estrategia a seguir debe tomarse de forma individualizada en cada paciente. Los determinantes más importantes son la forma y la fase de la enfermedad, así como la sintomatología de la fibrilación auricular. Su clasificación se determina de acuerdo con las características clínicas (15).

*European Society of Cardiology.

Los cambios entre las distintas formas de la enfermedad son comunes, y la progresión por las distintas fases (paroxística – persistente – persistente de larga evolución –permanente) es habitual.
  • Paroxística. Se autolimita habitualmente den menos de 48 h aunque puede llegar hasta los 7 días. El punto de corte de 48 horas es importante puesto que a partir de ese momento la cardioversión espontánea es menos frecuente y se debe plantear la necesidad de instaurar tratamiento anticoagulante.
  • Persistente. Se presenta cuando un episodio dura más de siete días requiriendo la cardioversión bien eléctrica o bien farmacológica.
  • Persistente de larga evolución. Es una FA de ≥1 año de evolución en la que se decide seguir una estrategia de control del ritmo.
  • Permanente. La presencia de la arritmia es aceptada por el paciente (y el médico) . No se persigue modificar el ritmo sino controlar la frecuencia de respuesta ventricular.


El ritmo sinusal se puede conseguir mediante una cardioversión farmacológica o eléctrica

En los pacientes con fibrilación auricular persistente puede llevarse a cabo una cardioversión. La cardioversión puede ser, básicamente, farmacológica o eléctrica. Según la tolerancia hemodinámica a la fibrilación auricular, la cardioversión será inmediata o programada. El riesgo de tromboembolismo en la cardioversión aumenta cuanto mayor es la duración de la fibrilación auricular, por consiguiente, antes de la cardioversión eléctrica debe introducirse un tratamiento anticoagulante apropiado.


La ablación quirúrgica y la ablación con catéter son los abordajes no farmacológicos para el tratamiento de la fibrilación auricular

La eficacia insuficiente y la aparición de efectos secundarios importantes (toxicidad orgánica, proarritmias) de los fármacos antiarrítmicos disponibles hasta la fecha han llevado a ampliar el estudio de los abordajes no farmacológicos. La ablación puede realizarse mediante una intervención quirúrgica o con un catéter. El principio básico fundamental consiste en crear barreras eléctricas (formación de cicatrices por incisión, frío o calor) destinadas a evitar los circuitos de reentrada de la fibrilación auricular. La ablación permite aislar eléctricamente y de forma efectiva focos independientes en la unión de las venas pulmonares y la aurícula, lugares de más frecuente aparición de los mismos (15).

El abordaje invasivo del tratamiento de la fibrilación auricular depende, entre otros factores, de la sintomatología y el efecto hemodinámico de la fibrilación auricular (15, 28). La edad, la comorbilidad, las perspectivas de éxito de la ablación, los deseos del paciente y las posibles complicaciones del abordaje introducido también influyen en la indicación (15, 28).

Área para Profesionales

Perfil